La valvula de la criadora tiene un sensor de temperatura que la enciende y apaga de acuerdo a la temperatura deseada, logrando un importante ahorro de gas.